Ir al contenido principal

Glifomato (Levemente toxico) / Alexis Comamala





Contenía mis brazos para no llevarte al desvío,
inyectaste palabras ardientes en mi rostro.

Nade con mi cara frente a un charco, en el cordón de la vereda,
toque tu cara con mi dedo meñique; en puro instinto
intente retenerte minutos más, huiste.

Amaneciste con toda la espalda al rojo vivo.

Caían lágrimas de tus ojos,
inflorescencias del mar de venganza de ríos oscuros,
terminamos sanándonos las heridas en un barrio sin nombre.

Instalaste tu cuerpo sobre el mío, me curaste de espanto.

Aparecimos desnudos, como dos perros sedientos.                                           

Wapplerita nos andaba cercando para destruirnos,
entonces te alce, corrimos como perdices por campo.
Comimos a la orilla de una ruta de alto trafico de sexo, era
kiosco de lascivia ajena en pequeñas casas de luz roja.

Entregamos nuestros cuerpos a esa inundación,
sentí tu mano en las grietas de mi cuerpo cansado,
sentiste mis manos -lo supe por un pequeño suspiro-.

Entramos a los yuyos y, cicatrizaron las heridas.

Reclamos del uno hacia el otro ya olvidados.
Coincidíamos en la soja sin valor y en los
intereses del señor rey de la plantita de oro.

Nadie tocaba esa quinta, ese diezmo ¿o alguien se anima a desaparecer?

Tambo nuevo es urgencia de pocos en esta zona.

Infiltramos nuestros cuerpos sin saber, en el pesticida,
atardecimos convertidos en rumiantes de asfalto.

Walquirias vestidas de hombres nos arrastraron con tractores,
entregándonos con recomendación para ratas de laboratorio.

Campo con patrones y rentistas olimos entonces,
kafkiana fue la imagen de los peones
esperando a su dios que baje de la nave 4x4.

Sacamos fuerzas para besarnos con nuestros hocicos
sacamos fuerzas para saber quiénes éramos.

Escuchamos unas risitas de comparsa de muerte,
rugieron “por algo será” y nos despeñaron en una zanja.

¿Cuéntame como recuperamos nuestras formas?
intentamos escapar y vos caíste de un escopetazo en la nuca.

No olvidare tu nuca, tu espalda y tu esternón.

Tropecé una tarde con uno de tus asesinos en televisión,
Inicie tu búsqueda, difame esas hojas de hierba maldita.
Atente contra él, no entendió nada. Desde aquí te escribo.


Alexis Comamala




Comentarios

Entradas populares de este blog

Si yo muero... / Fernando Pessoa (Alberto Caeiro)

SI YO MUERO joven,
Sin poder publicar ningún libro,
Sin verle la cara a mis versos en letra impresa,
Pido que, si quisieran molestarse por mi causa,
Que no se molesten.
Si así se dio, así está bien.

Aun cuando mis versos nunca sean impresos
Ellos tendrán su belleza, si fuesen bellos.
Pero ellos no pueden ser bellos y quedarse sin imprimir,
Porque las raíces pueden estar debajo de la tierra
Pero las flores florecen al aire libre y a la vista.
Tiene que ser así a la fuerza. Nada lo puede impedir.

Si yo muero muy joven, oigan esto:
Nunca fui sino un niño que jugaba.
Fui muchedumbre como el sol y el agua,
De una religión universal que sólo los hombres no tienen.
Fui feliz porque no pedí cosa alguna,
Ni intenté encontrar nada,
Ni encontré que hubiese más explicación
Que la palabra explicación no tiene ningún sentido.
No deseé sino estar al sol o bajo la lluvia:Al sol cuando había sol
Y bajo la lluvia cuando estaba lloviendo
(Y nunca otra cosa),
Sentir calor y frío y viento,
Y no ir más le…

Autorretrato en espejo convexo / John Ashbery

Como hizo el Parmigianino, con la mano derechamás grande que la cabeza, adelantada hacia el espectador y replegándose suavemente, como para proteger lo que anuncia. Unos cristales emplomados, viejas vigas, muselina plisada, un anillo de coral corren unidos en un movimiento sobre el que se apoya el rostro, que flota acercándose y retirándose como la mano sólo que está en reposo. Es lo que está sustraído.Dice vasari: “Francesco se puso un día a sacarse su retrato, y se miró con ese proposito en un espejo convexo, como los que usan los barberos… Para ello mandó a un tornero que le hiciera una bola de madera y tras partirla por la mitad y reducirla al tamaño del espejo, con gran arte se puso a copiar cuanto veía en el espejo" principalmente su reflejo, del que el retrato es el reflejo una vez quitado. El espejo decidió reflejar tan sólo lo que él veía, que fue suficiente para su propósito: su imagen barnizada, embalsamada, proyectada en un ángulo de ciento ochenta grados. La hora del día o la densid…

Fragmento Cartas del noviazgo / Soren Kierkegaard

"Cuánto favorece a un rostro una mirada expresiva, cuánto encanto posee la mirada que capta cada signo. Es como si uno leyera con los ojos lo que el otro escribe con los párpados. Sin embargo la vista tiene sus límites y la escritura de las pupilas no se puede leer a la distancia, sólo se la comprende de cerca."
Soren Kierkegaard (Copenhague, Dinamarca, 1813- Copenhague, Dinamarca, 1855)

FragmentoCartas del noviazgo. Traducción del francés de Carlos Correas.
Editorial Siglo Veinte, Buenos Aires, 1979.