martes, 22 de septiembre de 2009

Un Kierkegaardeano / Nicolás Jozami


Pintura sobre oleo:
Soren Kierkegaard en el salón de café de su casa.
Christian Olavius, 1843.

Se encuentran en una esquina y se sientan en el cordón de la vereda a charlar hasta que un auto los vuelve a poner de pie. De repente, un fuerte movimiento sacude todo. El temblor dura, se hace eterno. La gente desespera y corre. Uno de los dos se guarece bajo un tinglado y se acuesta en el suelo. El otro queda parado en el exacto lugar donde habían comenzado a hablar. Vuelve la quietud repentinamente. El que estaba recostado se acerca al otro y lo interpela con sorpresa -¿no te asustaste?- El otro le contesta mirando al asfalto: -Mi alma vive en ese estado para poder escucharlo a Él.

Nicolás Jozami

3 comentarios:

Anónimo dijo...

I do not even understand how I ended up here, but I believed
this put up was once great. I don't recognize who you're however certainly you're going to a well-known blogger should you are not already. Cheers!

Feel free to visit my site :: "Kultur"

Anónimo dijo...

Incredible points. Outstanding arguments. Keep up the good effort.


Also visit my web blog cornetcy

Anónimo dijo...

I аctually found some diffеrent insight frοm thiѕ.
I cherish you settіng asiԁe the a lot of time to put this
ѕtuff up. I repеatedly ԁiѕcoveг myself devοtіng a significant аmount оf tіme either reading and/or commenting.
Αbsolutеly worth the time, howeνer.

Ηere iѕ my websitе :: chlortetracycline

La hoja que veo debajo del tilo / Alexis Comamala

La hoja que veo debajo del tilo en este lunes gris de junio no es un pájaro ¿pero como si lo veo aletear? ¿lo veo hurgar la ...