Ir al contenido principal

Reseña sobre "Una música anterior" de José Di Marco

Reseña sobre "Una música anterior" de José Di Marco, aparecida en el Lince Miope. Link original: https://ellincemiope.wordpress.com/2011/06/07/una-musica-anterior-de-jose-di-marco/



José Di Marco: Una música anterior.
Ediciones Recovecos, 2010. Poesía.

Barco de la desolación

Los poemas de Una música anterior, segundo libro de José Di Marco, nos traen una marea incierta sobre lo que sucede o sobre lo que (nos) sucederá frente al dolor. Este libro inescrutable donde la muerte toma al poeta para decir, donde el dolor juega con el embriagado, donde las palabras se ordenan sopesadas en alcohol y donde las noches cansadas del insomne poeta nos llevan a especular que todo acabará, es un testimonio de belleza del lenguaje.

El alcohol, esa llama doble, impregna las dos primeras partes de este libro (consta de tres partes y un bonus de dos poemas) siendo el poeta un barco ebrio a la deriva de las inclemencias del clima: la pérdida, la memoria, el amor, la tristeza, las heridas, las historias.

Adelantando los poemas nos vemos rodeados por lo sombrío, lo lúgubre y lo ominoso, por un lenguaje que acecha escondido:

El que escribe en el alcohol
escribe oscuridad en lo oscuro,
rastros que la memoria
deja fugándose,
flores secas en un jardín insomne.

La embriaguez del dolor escribe en el poeta la aciaga luz del mañana. Todo se confabula para que su pasado y este presente sean vividos en displacer constante en busca de algo que jamás experimentamos sino sólo a través del lenguaje. Lenguaje es vida. Una especie de bruma líquida vital arrastra a quien escribe como un fuego sin fecha exacta del incendio que se vive:

Palabra que arde y disipa,
en la mesa del que en alcohol
deja que reposen sus bestias nocturnas,
restos de un reino inmemorial, astillas
de una música anterior que se disgrega.

Qué sentido tiene que en diecinueve poemas nos encontremos varias veces con la palabra alcohol y otras cuentas de ese mismo rosario como resaca, ebrio, belfo sediento, sed se bebe, bebido, sin sed,  bebe, emborracharse, haber bebido, mano ebria. El uso de la palabra alcohol y sus variaciones no son un elogio del alcohol, esa llama que da vida y también fuego, sino palabras a babor de una nave que anduvo en la alta mar de la desolación.

José Di Marco, el mismo que navega la conducción junto Pablo Dema de la editorial Cartografías de Río Cuarto (con varios títulos de poesía y narrativa en sus distintas colecciones) y también del grupo ya disuelto Poetas del Aire (que vi en la cripta jesuítica de Córdoba capital hace unos años atrás), ha editado estos poemas para iniciados y comunes no para expertos, es un libro con remembranzas a Arthur Rimbaud: Resaca turbia, agua pesada, / donde el barco del ebrio boya y de allí quizás el legado insomne hacia toda atmósfera de los poemas.


Este libro es un diario íntimo y plural, poemas humanos no sólo de relojería de cotillón. Poemas para ser leídos en el vacío que da hacia una ventana al oeste en un día nublado en cualquier ciudad torva de este país. Quien toca este libro toca al poeta en su destino aciago por momentos; quien estos poemas lee se lee a sí mismo por momentos.

Alexis Comamala

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si yo muero... / Fernando Pessoa (Alberto Caeiro)

SI YO MUERO joven,
Sin poder publicar ningún libro,
Sin verle la cara a mis versos en letra impresa,
Pido que, si quisieran molestarse por mi causa,
Que no se molesten.
Si así se dio, así está bien.

Aun cuando mis versos nunca sean impresos
Ellos tendrán su belleza, si fuesen bellos.
Pero ellos no pueden ser bellos y quedarse sin imprimir,
Porque las raíces pueden estar debajo de la tierra
Pero las flores florecen al aire libre y a la vista.
Tiene que ser así a la fuerza. Nada lo puede impedir.

Si yo muero muy joven, oigan esto:
Nunca fui sino un niño que jugaba.
Fui muchedumbre como el sol y el agua,
De una religión universal que sólo los hombres no tienen.
Fui feliz porque no pedí cosa alguna,
Ni intenté encontrar nada,
Ni encontré que hubiese más explicación
Que la palabra explicación no tiene ningún sentido.
No deseé sino estar al sol o bajo la lluvia:Al sol cuando había sol
Y bajo la lluvia cuando estaba lloviendo
(Y nunca otra cosa),
Sentir calor y frío y viento,
Y no ir más le…

Autorretrato en espejo convexo / John Ashbery

Como hizo el Parmigianino, con la mano derechamás grande que la cabeza, adelantada hacia el espectador y replegándose suavemente, como para proteger lo que anuncia. Unos cristales emplomados, viejas vigas, muselina plisada, un anillo de coral corren unidos en un movimiento sobre el que se apoya el rostro, que flota acercándose y retirándose como la mano sólo que está en reposo. Es lo que está sustraído.Dice vasari: “Francesco se puso un día a sacarse su retrato, y se miró con ese proposito en un espejo convexo, como los que usan los barberos… Para ello mandó a un tornero que le hiciera una bola de madera y tras partirla por la mitad y reducirla al tamaño del espejo, con gran arte se puso a copiar cuanto veía en el espejo" principalmente su reflejo, del que el retrato es el reflejo una vez quitado. El espejo decidió reflejar tan sólo lo que él veía, que fue suficiente para su propósito: su imagen barnizada, embalsamada, proyectada en un ángulo de ciento ochenta grados. La hora del día o la densid…

Fragmento Cartas del noviazgo / Soren Kierkegaard

"Cuánto favorece a un rostro una mirada expresiva, cuánto encanto posee la mirada que capta cada signo. Es como si uno leyera con los ojos lo que el otro escribe con los párpados. Sin embargo la vista tiene sus límites y la escritura de las pupilas no se puede leer a la distancia, sólo se la comprende de cerca."
Soren Kierkegaard (Copenhague, Dinamarca, 1813- Copenhague, Dinamarca, 1855)

FragmentoCartas del noviazgo. Traducción del francés de Carlos Correas.
Editorial Siglo Veinte, Buenos Aires, 1979.